GLOBALIZACIÓN Y EDUCACIÓN: MODELOS ECONÓMICOS ORGANIZATIVOS Y MODELOS EDUCATIVOS.

AUTOR: JUAN DAVID RIVERA PALOMINO

Para entender el problema educativo y el curricular en particular, es necesario conocer los modelos económicos organizacionales como el Taylorismo y el Fordismo para la etapa del capitalismo monopólico industrial y el Toyotismo del Japonés Omahe, para la fase de la globalización económica.

1.3.1 Modelos Modernos.

Los modelos organizativos taylorista y Fordista se empatan y corresponden con los modelos de la administración científica por objetivos, por productos y por resultados, y estos a su vez se corresponden con los modelos curriculares por objetivos operacionales de la tecnología instruccional programada de Skinner y con la tecnología instruccional Sistémica de Robert Gagné.

Las correspondencias son las siguientes:

  1. En el campo económico se produce una división técnica y social del trabajo, a principios del siglo XX.
  2. Los autores de esta división, fragmentación, descomposición del proceso productivo fueron Taylor y Ford al plantear sistemas piramidales y verticales que no permitían la participación independiente y autónoma de los trabajadores.
  3. La producción masiva de automóviles modelo T para que estén al alcance del pueblo, lleva a Ford a descomponer el proceso productivo en diversas tareas aisladas e independientes que tenían que ser realizadas o llevadas a ritmos y velocidades temporales por los trabajadores. Se innova, pues, la organización económica para su tiempo lo que más tarde se va llamar Análisis de tareas
  4. Según Taylor, unos hombres tienen que ser los manager, los que estudian, piensan y planifican, y otros los que ejecuten lo planificado: División técnica del trabajo.
  5. La división técnica del trabajo en tareas permite el control férreo por parte de los managers y supervisores.
  6. Con el Fordismo se asisten a un proceso de mecanización vía cadenas de montaje por lo tanto se asiste a una tecnificación del proceso productivo.
  7. La división del trabajo hasta el nivel más simple de las tareas ya no requiere la concurrencia de trabajadores especializados, sino que cualquier individuo pueda realizar cualquier tarea..
  8. Esta subvaluación de la cualificación profesional de trabajadores condujo a los famosos y acostumbrados despidos labores.
  9. Las tareas productivas eran estrictamente programadas por los managers y ejecutadas por los trabajadores.

Esta organización técnica del trabajo se extrapoló, se transfirió a críticamente al campo educativo tanto a nivel de administración educativa como a nivel de currículo, dándose las siguientes características:

  1. Organización, planificación, administración por objetivos y la parte específica del sistema de planificación, programación y presupuestación. (SPPP)
  2. Modelos organizativos y administrativos piramidales y verticales con altos niveles de concentración del poder en la dirección, que permite la desconcentración de funciones a los niveles intermedios e inferiores de la pirámide.
  3. Modelos constituidos estructuralmente por: Órganos directivos, consultivos, de asesoramiento, ejecutivos y de control, para proporcionar el correspondiente feedback.
  4. División técnica de trabajo: Unos dirigen, piensan, planifican y otros ejecutan el trabajo.
  5. Modelos no participativos, no democráticos en la medida que no permiten la participación de los trabajadores de los niveles intermedios e inferiores.
  6. El proceso administrativo y curricular se planifica en los órganos superiores de dirección y asesoramiento, de acuerdo a las políticas educativas respectivas, que señalan los fines, objetivos y metas generales.
  7. Este proceso se realiza utilizando el análisis de sistemas y el análisis de tareas (Cfr: Kaufman: Planificación de sistemas educativos y en libro de Ernesto Schenfelbein).
  8. En el caso específico del currículo este se encuadra dentro del modelo del currículo por objetivos operacionales.
  9. Se cambia la conceptualización del currículo: Se deja a un lado el currículo por cursos o contenidos y se asume el curriculo entendido como el repertorio de habilidades, destrezas, actitudes y comportamientos observables y medibles. Todo lo que no reúna estas dos condiciones es dejado de lado como la creatividad, la imaginación creadora, el pensamiento divergente y todo lo que la psicología del pensamiento y la psicología cognitiva han descubierto y se ha aplicado al campo educativo.
  10. Tanto Skinner como Robert Gagné se les considera los autores intelectuales de este tipo de tecnología instruccional. A nivel psicológico e instruccional aplican el análisis de sistemas, el análisis de tareas de aprendizaje presentando estructuras, paramidales y jerarquizadas desde las tareas simples a las tareas más complejas del aprendizaje.
  11. Los procedimientos didácticos son del todo dirigidos con reforzadores y controladores; constituyendo una especie de algoritmo que debe seguir el alumno sin apartarse de él a costa de ser reprobado (Crf. Rolf. Oerter, Psicología del Pensamiento pag. 367).
  12. Se recomienda la utilización de medios y materiales gráficos, audiovisuales y electrónicos para asegurarse que la mayoría logre la mayor cantidad de objetivos.
  13. La evaluación consiste en valorar si el 70% de los objetivos han sido logrados por el 70% de los alumnos, como un parámetro mínimo.

Retomando el concepto y los tipos de evaluación que fueron propuestos por Michael Scriven mencionan 3 tipos  de evaluación: De entrada, de proceso y de salida que corresponde al modelo cajanegrista.

Modelos globalizantes económicos y educativos.

Los modelos empresariales en la globalización se caracterizan por los siguientes aspectos:

  1. Como todos saben la globalización se da a nivel económico, comercial y financiero centrado en la producción y comercio de servicios, empleando la tecnología digital de la última revolución tecnológica en el campo de las telecomunicaciones.
  2. Los modelos empresariales corporativos y transnacionales se caracterizan por ser eficientes, competitivos, centrados en la productividad del capital y el trabajo, en la flexibilización y diversificación de la producción, y en la calidad total.
  3. Como consecuencia de lo anterior requieren de otros modelos o formas de gestión y organización; como el modelo Toyotista Japonés creado de Keinichi Omahe.
  4. En la medida que los mercados son más heterogéneos y son más fragmentados, se requiere descentralizar la producción en diferentes espacios económicos regionales estableciendo pequeñas empresas ahí donde los mercados sean más grandes o estén más desarrollados.
  5. Se asiste a una nueva división de trabajo. El uso de la tecnología digital en el campo económico va a requerir una mayor concurrencia de “capital humano” cognitivo o intelectual y polivalentes que trabajadores manuales que no es el caso de los países atrasados económicamente y tecnológicamente como el Perú y el resto de América Latina.
  6. Se diseñan y aplican organizaciones empresariales horizontales que plantean y requieren la participación grupal de los trabajadores intelectuales y polivalentes para que pongan en práctica su capacidad creativa, cooperativa, estimulados por los programas de educación continua y permanente.
  7. El modelo toyotista busca la aplicación ya no del trabajo individual como en el modelo Fordista, sino el trabajo en equipo, cuya expresión más importante son los “Círculos de calidad”, elemento organizativo importante para lograr la calidad total que es igual a cero defectos a nivel de entrada, proceso y salida.
  8. Los empresarios globales consideran como un elemento importante el trabajador para la competitividad y rentabilidad de la empresa.

Haciendo un balance crítico Guieseppe Bonozzi (1993, Pág. 13) citado por el español Jurjo Torres, sostiene que resulta difícil discernir la sutil línea que separa de un lado la participación voluntaria y de otro la interiorización obsesiva de la autoexploración (Torres, Jurjo, Pág. 24. 1996).

El traspaso a crítico de estos modelos empresariales al campo educativo da como resultado las siguientes características:

  1. Las instituciones educativas como las universitarias son consideradas como empresas y mercados económicos.
  2. En el caso de las universidades latinoamericanas esta concepción empresarial y gerencial de los centros educativos del “sistema” y de las universidades se hacen más ostensiva cuando se aplican las reformas neoliberales de corte economicista en desmedro de lo social, se recortan los presupuestos a la universidades por razones de “déficit fiscal” y la influencia del FMI y del Banco Mundial, y se obliga a que estas instituciones autogeneren sus recursos propios a través de la creación y funcionamiento de los “centros de producción”.
  3. Estos modelos empresariales plantean que el sistema educativo, y la universidad se evoquen a formar, entrenar capital humano cognitivo o intelectual para poder operar la tecnología digital en el campo económico.
  4. Esto explica porqué las “Reformas Educativas” europeas y latinoamericanas realizadas durante las últimas décadas, echaron mano del constructivismo, del currículo por competencias, la didáctica activa y la evaluación centrada en la eficiencia y en la calidad.
  5. El repertorio de capacidades, habilidades, destrezas, actitudes y valores, valoradas y aplicadas por el sistema educativo y la universidad son los que corresponden y requieren los nuevos modelos de producción económica. El reduccionismo economicista es evidente y claro.
  6. El modelo curricular esta centrado más que todo en aspectos metodológicos: Conceptos, procedimientos y actitudes, y en el aspecto organizativo en la gestión de los centros educativos.
  7. La llamada descentralización del sistema educativo es pensada hacerla desde el Ministerio Central hacia los centros educativos o escolares que se postula que deben ser autónomos. Como puede verse esta concepción de descentralización educativa es igual a la descentralización empresarial o de las grandes corporaciones.
  8. Otros conceptos tomados del campo empresarial son las de curriculo y aprendizaje globalizados, inter, multi y transdisciplinario, trabajo en equipo, autonomía, eficiencia, calidad.

La pregunta histórica que hay  que hacerse, frente al síndrome imitacionista dado durante todo el periodo “repúblicano”, es si los diferentes modelos económicos, empresariales, organizativos, administrativos educativos y curriculares corresponden al tipo y nivel de desarrollo económico de las fuerzas productivas, nivel de desarrollo tecnológico, nivel de desarrollo social, cultural y político del país, de América Latina y de los llamados países atrasados. Definitivamente que no. En estos países, todos estos elementos han sido importados o se los han impuesto de afuera.

Cómo se sabe el llamado aparato productivo de estos países por razón del nivel y tipo de crecimiento económico, no requiere el uso de tecnología de punta, ni en mayor medida del capital humano cognitivo que si es aplicable en los países llamados “desarrollados”. Las ramas económicas del aparato productivo, por ejemplo, requieren y utilizan, en general, más trabajadores manuales que intelectuales, más tecnología “Artesanal” intermedia que de punta, cómo se infiere de los estudios del economista Vega Centeno, de la Universidad Católica del País.

En general, podemos afirmar que el origen y desarrollo histórico del capitalismo europeo y norteamericano no corresponde con la periodización histórica de los países de América Latina como el Perú. ¿Cómo se puede plantear, tal como lo hace el Rector de la UPC del Perú que la universidad peruana debe asumir y aplicar la concepción neoliberal educativa en la universidad si entre otras cosas, el Aparato Productivo del país, no tiene el nivel suficiente de crecimiento y desarrollo económico, tecnológico y ocupacional cómo para captar, emplear a todo el contingente de “potencial capital humano” que pueden egresar de las universidades públicas y privadas?.

La argumentación la considero débil y poco realista porque a diferencia de lo que se asume en el país no existe mercado libre de interferencias y distorsiones de los oligopolios, monopolios y filiales de las corporaciones transnacionales que determinan los precios relativos de los bienes y servicios; no existe ni se da competencia perfecta ni equilibrio perfecto.

Además, se puede convenir que debe darse una articulación adecuada entre el Aparato productivo y la universidad, pero sin caer en un reduccionismo economicista, porque la función de la universidad no sólo se refiere al campo económico, sino, sobre todo al campo social y cultural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s