MITOS Y FALACIAS DE LA UNIVERSIDAD

AUTOR: JUAN DAVID RIVERA PALOMINO

Lima, 2009.

Mucho se ha dicho y escrito sobre la Universidad  sosteniendo tesis acertada algunas y otras equivocada. Pero se ha criticado en forma exagerada a las Universidades estatales a favor de las particulares como las mejores en infraestructura y calidad académica. En este parte me propongo llamar la atención y analizar algunos aspectos principales de la realidad universitaria que se han convertido en mitos y falacias como producto de factores y sujetos internos y externos.

A)Si la Universidad Pública o Privada tiene buena Fachada Física entonces es buena

.

La percepción física de la Universidad centrada en los aspectos estéticos arquitectónicos, como los más importantes han llevado a que el público agrupe, divida a las Universidades en buenas y malas académicamente. En base al criterio físico, infraestructural, se pretende emitir juicios de valor con respecto a la totalidad institucional. El razonamiento puede rezar así: Si la Universidad tiene una buena infraestructura, local físico bonito, hermoso entonces la enseñanza es buena. Por extensión, los docentes son de buen nivel académico, enseña bien, logran que el alumno aprenda, emplean métodos eficaces de aprendizaje universitario, evalúan bien, tienen buenos planes de estudio (currículo) y una eficiente organización y administración. Si se encuentra limpia, no tiene pintas, mucho mejor. De lo expuesto no se infiere que se descuide el aspecto físico o la infraestructura de una Universidad pero tampoco es cierto que de esté se pueda  inferir  el nivel académico  de la misma.

Este tipo de percepción equivocada ha sido fomentada por los medios de comunicación masiva, especialmente por la TV. En el fondo radica la sobrevaloración de las formas aparentes visibles sobre los contenidos, la sustancia, lo sustantivo de la Universidad. Basta poner algunos ejemplos para desbaratar esta percepción o razonamiento falaz. En algunos de los llamados países atrasados  existen bastantes universidades estatales, sobre todo particulares con buenos locales físicos, estéticamente bonitos, limpios pero con docentes mediocres, con bajo nivel académico y bajísimos niveles de investigación y cero en proyección social. La procesión académica va por dentro de las paredes bonitas.

El público y los medios de comunicación masiva no toman en cuenta y los otros no lo mencionan aunque saben que las universidades particulares tienen más recursos económicos provenientes de ingresos, fondos internos propios como del exterior que les permite construir locales arquitectónicamente, urbanísticamente buenos, darles un buen mantenimiento a locales con áreas verdes y otras comodidades. Las universidades estatales dependen totalmente del Estado y sólo pueden construir hasta donde les alcance el dinero dado por los gobiernos de turno. El mantenimiento de la planta física es muy difícil debido a la escasez de recursos financieros. La “Teoría” de la Escasez Económica si se cumple para y en las universidades públicas

B)“La Educación en la Universidad Privada es mejor que en la Universidad Pública.”

 

En primer lugar,  lo privado ha sido y es sobrevalorado mucho más que lo público o lo social. El modo de producción prioriza el capital sobre el trabajo, prioriza la propiedad privada sobre la propiedad social; también cabe mencionar la existencia de la división técnica y social del trabajo tanto a nivel nacional e internacional. Las sociedades de estos países  están  divididas  en clases sociales que dan lugar a la existencia de ricos y pobres. El estado expresa y representa más  los intereses de los ricos,” los dueños del país, de los grupos de poder”. La educación en un país con estas características va dirigida a atender las demandas fundamentales de los grupos sociales ricos y medios. Por lo tanto, la razón fundamental de que lo privado predomine sobre lo público es porque el Estado y la sociedad  lo sobrevaloran y lo priorizan mucho mas. pero la realidad social es sectorializada. Jurídicamente  constitucionalmente, por lo menos en teoría, el Estado esta obligado a dar Educación Pública a los sectores de medios y bajos ingresos, aunque en la práctica alcance hasta los sectores medios.

El criterio económico y social, pues es lo que determina la división entre lo privado y lo público. La educación pública es fomentada por el Estado en forma discontinua, irregular, variando los porcentajes disminuyendo de 8% a 6% y 2%, lo que disminuye la factibilidad de ampliar, mantener y mejorar la adquisición de nuevos terrenos, haya nuevas construcciones, mantenerlos; cultivar áreas verdes, adquirir equipos, laboratorios, equipar las bibliotecas, hemerotecas, financiar las investigaciones y publicar los resultados, lo que si es posible en las universidades particulares.

Pero a pesar de todas estas ventajas comparativas que tienen las universidades particulares tienen algunos rasgos comunes con las estatales:

–    Ambas instruyen pero no educan.

–  Ambas elaboran Planes de estudio de tipo tradicional que priorizan los aspectos cognoscitivos- informacionales. Ahora algunas han asumido erróneamente el currículo neoliberal por competencias.

–    Ambas emplean predominantemente métodos expositivos tradicionales.

  • Ambas tienen una estructura organizativa autoritaria, no democrática.
  • Ambas tienen procesos de selección y admisión similares.
  • Ambas están desarticuladas del aparato productivo; egresan profesionales que no saben donde trabajar.
  • Ambas mal forman a la juventud imponiendo una concepción lógico formalista de la ciencia y la tecnología.
  • Por ende creen que hay un método científico general para hacer investigación científica independientemente de la naturaleza y objetivos de las disciplinas científicas y tecnológicas.

Entrando al plano de las diferencias creo que radica sobre todo en los objetivos: Las universidades particulares tienen por objetivo formar profesionales técnicos sin ninguna o muy baja formación social y política. Baste la errónea creencia que a la universidad se va a estudiar, y no a hacer política, pero no se dice ni se precisa que se trata de la politiquería o de la  política partidaria (de los partidos políticos) que aún rigen en lo que se llama Universidad-partido, como consecuencia de establecer la falsa dicotomía entre academia y política, llegando a asumir posiciones academicistas, cientificistas y formando tecnócratas que tienen una falsa percepción de la problemática nacional, creyendo básicamente que es de carácter técnico.

El desarrollo de la ciencia y la tecnología está ligado a la política y la formación de científicos y tecnólogos, apuntan a fines y objetivos políticos de carácter universitario o económico social.

En este sentido el objetivo de la universidad es no caer en el instrumentalismo, sino dar una formación integral que apunta a los objetivos de las clases o grupos de poder. No es conveniente que en las empresas trabajen profesionales formados académicamente y políticamente. De ahí que en las Universidades estatales se rigen como la Conciencia Crítica de la sociedad y el Estado, y la promotora del cambio social a favor de las grandes mayorías. La discriminación que sufren los docentes, estudiantes y egresados de las estatales o públicas es consecuencia de lo anterior y de la concepción equivocada de lo que es público.

  • La calidad de la educación no puede medírsela en términos puramente académicos o de rentabilidad, costo-beneficio, sino en función de los fines y objetivos sociales que justifica la existencia de la universidad.

– La universidad-partido política, las universidades clase social o las universidades-iglesia (sector conservador) funcionan más para lograr sus objetivos que los objetivos del país.

–   Las  universidades privadas dan una visión parcializada y a veces distorsionada, neo-escolástica, logicista de la ciencia y la tecnología, al no propugnar el aspecto histórico del desarrollo de las teorías científicas o de los sistemas tecnológicos.

  1. C) Academia o Política .Las universidades son buenas porque no hacen política.

 

Para los grupos de poder componentes de la clase dominante les convenía que las universidades estatales se dedicasen a la vida académica, es decir a la simple docencia, enseñanza pura neutral de conocimientos, sin relacionarlos con la problemática económica, social, cultural, educativa y política del país y sin analizar las propuestas alternativas, practicas de solución de las mismas, porque hacer esto significa hacer política. Lo que se quería orientar era que la juventud no tomará conciencia de los grandes problemas del país, de sus causas y de los sujetos y agentes responsables de los mismos y las soluciones políticas económicas y sociales.

En segundo lugar, lo que se quería y se quiere actualmente es formar técnicos, ingenieros de la economía, ingenieros sociales, ingenieros de la conducta, técnicos en educación, técnicos en filosofía, etc., enseñando la ciencia y la tecnología, las ciencias humanas y la filosofía desligadas, desconectadas de la política y de las ideologías, de las estructuras culturales, sociales y económicas. De ahí que en la década de los setenta surgió la pobre tesis que: “La ciencia y la tecnología no son ni buenas ni malas sino que depende del uso que se les de”. Se piensa erróneamente que la naturaleza y el carácter de los problemas económicos, sociales, culturales son de carácter eminentemente técnico, no social o político. Por lo tanto el remedio para estos problemas es la introducción de paquetes tecnológicos importados de la matriz y la consiguiente modernización de la economía y la sociedad.

Se maneja o se tiene una concepción lógica formalista y no histórica de la ciencia y la tecnología. La concepción histórica permite captar a la ciencia en forma comprehensiva las totalidades de las relaciones no solamente internas, de carácter lógico-formal, deductivas sino también externas: su relación con el Modo de Producción, con la estructura social, con lo cultural, con el Estado, lo político y lo ideológico, amén de los factores subjetivos. No estoy de acuerdo con el criterio del positivismo lógico de separar lo descriptivo de lo prescriptivo, los hechos de los juicios de valor, más grave cuando se trata de las Ciencias Sociales. Aún quienes aceptan  la concepción epistemológica de la ciencia como un Sistema Hipotético Deductivo tienen que convenir con Francisco Miro-Quesada, que los juicios de valor, la ideología del científico intervienen en la selección de los problemas, de las hipótesis, de los paradigmas y de los métodos de contrastación de las hipótesis.

Hay otro tipo de relación entre academia y política. Es la que se refiere a lo que podemos denominar: la Universidad-partido, la Universidad-clase social y la Universidad-iglesia. Generalmente este tipo de señalamiento, tratamiento se escamotea y solo se plantea el problema para referirse a las Universidades estatales que educan, forman a los de abajo, del pueblo. Se denuncia que en estas universidades se hace mucha política y no se estudia, lo que se quiere decir en el fondo es que se analiza la realidad, los problemas con otros enfoques políticos a los que quisieran los grupos de poder Sus instituciones educativas que enseñan de acuerdo con la concepción política de dichos grupos no son criticadas sino aceptadas y halagadas. El lema o la consigna propia rige así: Enseña de acuerdo con mi concepción política, y no contraria a mis intereses. Creo que la universidad estatal debe ser la conciencia crítica de la sociedad, sea la que fomente ideas, concepciones progresistas dirigidas a contribuir al cambio socio-político.

Lo deseable sería que ningún partido político, clase social o instituciones, ni la iglesia controlen la vida universitaria colocándola al servicio de sus intereses porque no permiten una vida académica autónoma, la libertad de pensamiento y la libertad de cátedra. La función que cumple es la de reproducir el ordenamiento socio-político, la estabilidad pero no el cambio social para que el ser humano se realice plenamente, tanto como persona y cómo profesional. En nuestro país no se ha dado lo que denominan algunos tratadistas la Universidad-Pueblo.

  1. El Fundamentalismo Académico.

Afirmo la tesis que la educación o la instrucción  que se imparte en forma verticalista y autoritaria impone, coactiva y coercitivamente las formas de pensar, de sentir y de actuar en forma dogmática y acrílica dentro del contexto de la cultura y la educación para la dominación ideológica y el control político.

La instrucción sólo se procesa en el espacio escolarizado a través de programas instruccionales, rígidos, estandarizados, homogenizados para todos los alumnos de diferentes culturas existentes, con metodologías dirigidas y autoritarias, con sistemas y procedimientos de evaluación represivos, selectivos y discriminatorios que generan la expoliación, la expulsión de los alumnos de la clases sociales bajas que no se adaptan y responden a esa especie de algo ritmo pedagógico. Se fomenta la aceptación acrítica de los principios, axiomas, teoremas, leyes científicas y reglas tecnológicas en forma incontrovertible otorgándoles una validez concluyente definitiva y absoluta.

La enseñanza axiomatizada de las matemáticas sin analizar la fase o el contexto de descubrimiento conduce a que los alumnos asuman la validez evidente de los axiomas, teoremas sin llegar a saber cómo han sido descubiertos por los investigadores matemáticos. En la demostración de los teoremas que se deducen de los axiomas los alumnos lo hacen en forma calculatoria, mecanizada, aplicando formulas y reglas en forma mecánica, acrítica y no reflexiva.

A través del libro de Piaget, Bourbaki y otros matemáticos holandeses como Hans Freudenthal intitulado. “La enseñanza de la  matemática moderna” encontramos el dato que la enseñanza de la matemática moderna ha fracasado por las actitudes autoritarias de los docentes, por el uso y abuso del método expositivo, por la concepción lógico-formalista axiomatizada de las matemáticas y por el no uso del método por descubrimiento o de invención, no se fomenta pues la creatividad, el pensamiento divergente, el análisis, la crítica, la heurística, la inducción, la generalización tal como lo plantea, George Polya.

Por lo tanto se fomenta el pensamiento cerrado convergente, memorístico, reproductivo que a la postre lleva a que el docente presente, muestre los axiomas como si fueran dogmas matemáticos o verdades reveladas. De esta manera este tipo de enseñanza refuerza las condiciones que contribuyen a generar el fundamentalismo académico, es decir la absolutización dogmática de los axiomas, leyes y teorías.

La enseñanza de las Ciencias Físicas, Naturales basadas en enfoques epistemológicos deductivos que interpreta la ciencia como producto no como proceso histórico, conduce a la presentación de las teorías físicas y científicas naturales en general como un sistema deductivo cerrado cuyas leyes tienen una validez incontrovertible, incuestionable y que los alumnos deben aceptarlas y asumirlas críticamente sin cuestionarlas y sin preguntarse por su origen, desarrollo y validación. Si se aplicase el enfoque histórico y la enseñanza por re-descubrimiento se estimularía el pensamiento divergente y creativo, la imaginación, la analogía y el pensamiento inductivo y la reflexión deductiva.

En Ciencias Sociales la cosa es parecida pero mucho más ostensiva porque de por medio existen intereses ideológicos, políticos y sociales. La enseñanza autoritaria y dogmática del funcionalismo, del estructuralismo, del sistemismo sociológico y del marxismo soviético vía manuales ha llevado a generar, formas, estilos de pensamiento dogmático de tipo fundamentalista.

Fundamentalismo, porque el fundamento o los fundamentos de la ciencia o la filosofía social devienen en dogmas no sólo en el campo social, en el campo económico, político, ideológico, teológico, sino también en el campo de la enseñanza de las ciencias sociales. Se olvidan que la ciencia, la tecnología y la filosofía son procesos históricos, cuyas teorías, leyes y principios o reglas están sujetas a revisión, a crítica, cuestionamiento y por lo tanto tienen un carácter provisional e hipotético, sujetos a corroboración o a refutación dando origen a otras teorías, paradigmas, leyes, fundamentos, categorías o sistemas de reglas tecnológicas porque la investigación va descubriendo nuevas  leyes que existan en la realidad natural y social. Pero el aspecto histórico, la fase del descubrimiento, la provisionalidad de las leyes y teorías se olvidan cuando se enseñan en forma autoritaria, dogmática y fundamentalista.

  1. El Mito de Autonomía y Democracia.

 

La Universidad para poder cumplir sus fines académicos y sociales debe ser una institución autónoma, es decir independiente de cualquier sujeción a entidades externas sean estas del estado, los gobiernos, los partidos políticos,  la Iglesia o los grupos de poder. Internamente, la universidad no debe estar sujeta ni sometida a los intereses de grupos políticos, a los intereses políticos de los representantes de los partidos políticos, de los gobiernos o de algún sector de la Iglesia.

Autonomía significa pues autodeterminación, independencia para poder tomar las decisiones académicas, administrativas y de política educativa y de formación, de docencia, de investigación, de proyección social. Autonomía para organizar y administrar la universidad de tal forma que sirva a la consecución de los fines académicos y sociales. La Universidad autónoma puede optar por el modelo de organización que más le convenga, puede planificar y programar sus actividades, elegir a sus autoridades sin presiones externas, promover a sus profesores y disfrutar también  de autonomía económica. La autonomía no es ni debe ser privilegio de un sector, o de los órganos de Estado. La representación indirecta de la Comunidad Universitaria decide lo que más le conviene a toda ella con conocimiento y  participación de la misma.

Este punto nos lleva a plantear la relación estrecha que debe haber entre autonomía y democracia. Hay democracia cuando toda la comunidad universitaria participa en el proceso de autodeterminación. Por lo tanto es importante que toda la universidad se encuentre democratizada. Para esto es necesario, implementar modelos y estructuras organizativas, democráticas, no autoritarias como las que existen y se dan actualmente. Los currículos, el comportamiento o la perfomance o desempeño profesional debe ser democrático. En este sentido podemos concordar con Adolfo Sánchez Vásquez cuando afirma que: autonomía sin democracia es autonomía para un sector que se destaca y se separa de ellos pero no para toda la universidad. (pág. 155). Quisiera plantear no sólo la posibilidad sino la necesidad real para que la universidad, sea estatal o particular, se democratice: Es la idea que debe practicarse tanto la democracia directa como la democracia representativa, con todos los procedimientos de la democracia directa como la consulta a bases, referéndum académico, revocabilidad cuando las autoridades no cumplen con el reglamento, el estatuto y la ley cuando malversan fondos, o lo destinan para fines no universitarios, etc.

La autonomía dentro de un contexto democrático también es una condición indispensable para ejercer la docencia, la investigación con libertad de pensamiento, libertad de investigación y libertad de “cátedra”,  ya que sin estas libertades no es posible producir conocimientos científicos, tecnológicos y humanísticos: transferirlos a los alumnos en forma democrática y proyectarlos a la comunidad, grupos sociales y a toda  la sociedad.

Si el Estado, la sociedad y los gobiernos desean que la universidad contribuya al desarrollo integral es indispensable, necesario que no intervengan, sometan y obstaculicen el normal desarrollo y funcionamiento de la Universidad.

Como ya lo dijimos las universidades-partido, universidades-clase social dominante, universidad-iglesia (sector conservador) al instrumentalizar a la universidad externa e internamente ha producido la violación de la autonomía, se ha dado pues un uso y abuso de la autonomía universitaria.

  1. Todo Conocimiento Científico-Tecnológico y Humanístico Occidental es Universal, Valido y Bueno.

En este punto quisiera partir de la descripción de los hechos para  luego interpretar la realidad directa. En primer lugar, el análisis de los planes de estudio, de observaciones e informes y testimonios de docentes y alumnos, podemos decir, hablando porcentualmente que más del 80% de los conocimientos, de la cultura que se  difunde, se transmite en las aulas  universitarias  es de origen occidental: europeo, anglo-sajón y norteamericano. Cultura, valores, conocimientos, racionalidad andina y amazónica, lengua menos del 5% a nivel nacional. La cultura occidental  tiene  la pretensión de presentarse y difundirse como universal y valida para todas las realidades mundiales. Ahora con el despegue económico de China e India recién se les toma en cuenta a estos países del Asia pero no la resto; del Africa nada.

Los conocimientos científicos, tecnológicos y humanísticos generados y producidos en occidente se les enseña, aprende, difunde y aplica asumiendo en forma apriorística, su validez externa, en cualquier realidad latinoamericana, asiática o africana, peruana en nuestro caso bajo el supuesto que la realidad es plana, homogénea en todos los lugares.

Los docentes “enseñan” y los “alumnos” aprenden paradigmas epistemológicos, modelos y teorías científicas fundamentalmente provenientes de occidente; modelos y prototipos tecnológicos, concepciones, paradigmas, teoría científico-sociales; filosofías occidentales provenientes de países industrializados, con alto nivel de desarrollo de las fuerzas productiva, de la cultura y con valores concordantes con su realidad socio-económico e ideologías y política propias. Allí la ciencia y la tecnología se aplican según sus valores, fines y objetivos que por definición no pueden ser iguales a los de nuestros países latinoamericanos, los asiáticos y africanos

Las teorías económicas, sociales y políticas describen y explican la realidad socio-económica y política de los países altamente industrializados. Explican los problemas sociales, económicos, culturales educativos, políticos, filosóficos que corresponden a una realidad totalmente diferente de la nuestra. También los modelos de organización y administración*  y educativos responden a su realidad, a sus intereses y a sus fines y objetivos políticos. Por lo tanto, se hace mal cuando se importa concepciones científicas, paquetes tecnológicos y concepciones humanísticas que no corresponden con nuestra realidad. Lo grave del problema es que son las concepciones o paradigmas occidentales con los que se forma a la juventud peruana y latinoamericana y luego se quiere que haya investigación utilizando y copiando esos paradigmas y también sus estilos, modos de producción de conocimientos científicos y tecnológicos.

El caso más palpitante y ostensivo, lo tenemos en el caso de las Ciencias Sociales; por ejemplo, con la Teoría de la economía libre de mercado y en política, con la neo-conservadora de orientación liberal  que son inaplicables en nuestro país porque la realidad económica no tiene, no presenta las condiciones o los pre-requisitos como para poder aplicar los dogmas neoliberales y porque han sido refutadas científicamente en la practica tal como lo han demostrado muchos economistas y politólogos.

Decía un economista mejicano que los egresados y licenciados de economía formados en la UNAM. con una concepción económica social-demócrata, economía social de mercado, al ir a realizar sus estudios de Maestría en universidades como Oxford o Harvard regresaban cambiados pues habían asumido la economía libre de mercado que actualmente también se esta cumpliendo en México, con los costos sociales previsibles. La realidad mexicana exige otro tipo de modelo económico para lograr que por lo menos el 70% de la población pueda alimentarse, trabajar, educarse y atenderse en un hospital.

Lo mismo ha sucedido con las teorías sociológicas de corte funcionalista tradicionales, ahora sistemistas que se las ha asumido como válidas independientemente de las realidades sociales diferentes de la realidad latinoamericana. Se trató y se continúa tratando de adecuar la realidad social a la teoría sistémica. Otro caso es el de los modelos de organización, planificación y administración. Así por ejemplo, sin tomar en cuenta la singularidad, especificidad de la realidad, a la sociedad peruana se los organizó en sistemas y sectores lo cual ha fracasado, la planificación y la administración sistémicas por productos que también han fracasado así como la tecnología instruccional sistémica que no es compatible con la concepción, fines y objetivos de un proyecto nacional educativo y mucho menos universitario.

Ahora último esta de moda las propuestas de modernización del estado, sociedad y economía y para hacerlo muchos intelectuales imitativos, occidentalistas proponen, por ejemplo que la modernización se debe hacer de acuerdo a las teorías occidentales de corte neo-liberal o tecnocráticas. Proponen que la modernización se debe hacer:

  1. Apropiándose y aplicando la ciencia y la tecnología occidentales sin que medie ningún tipo de asimilación crítica ni adaptación vía investigación
  1. Aplicar la tecnología occidental a todos los problemas socio-económicos, bajo el supuesto falaz que la naturaleza de estos problemas son de carácter técnico y no político.
  1. Aplicar los modelos de crecimiento-económico, social y educativo de los países capitalistas.
  2. Aplicar el estilo de vida, el modus vivendi y el modus operandi de estos países.
  1. Se ignora y excluye los aportes de la cultura andina y amazónica y lo de la cultura oriental.

Toda esta situación descrita ocurre debido al fenómeno de la dominación y del neocolonialismo intelectual y cultural con respecto a los países “desarrollados”. En relación a este punto el filosofó mejicano Leopoldo Zea distingue entre universidad colonizada y universidad emancipadora. Existe la tendencia en los intelectuales y profesionales a imitar, a aplicar, a enseñar y aprender en forma sumisa, acrítica todo lo que se produce y se difunde en occidente. No realizan investigaciones replicativas para determinar tanto la validez de las teorías científicas en condiciones diferentes y la eficacia de las tecnologías en medios socio-culturales diferentes. Pero existen profesionales que trabajan en el mundo andino y amazónico que realizan investigaciones, experimentos tecnológicos que corresponden al contexto socio-cultural y a las necesidades e intereses e idiosincrasia de las comunidades, que muy poco se trata en las universidades urbanas.

La tendencia actual es la de encontrar nuevos estilos, estrategias, modos de producción de conocimientos científicos, tecnológicos y humanísticos que responden a los fines y objetivos de un proyecto nacional de desarrollo integral que comprenda los aspectos económicos, sociales, culturales, educativos, humanos y científico-tecnológicos.

  1. Mito de la Masificación Educación Académica.

La masificación es la causa del bajo nivel académico, de profesores y alumnos? Por masificación se entiende el incremento impresionante del número de alumnos en las universidades, se ha dado y existe una gran demanda juvenil para estudiar sobre todo en las universidades estatales,  aunque la oferta de estas no satisfaga la demanda. Con todo, el fenómeno se ha dado a partir de la década del 60 y del 70 mucho más. Las autoridades echaron mano del modelo mexicano y de otros países: las famosas, ineficientes y mal construidas “Ciudades Universitarias” centralizadas en las capitales de los países latinoamericanos.

El estado y los gobiernos populistas aceptaron el aumento de la demanda por una educación universitaria gratuita en las estatales, lo cual económicamente hablando, significa aumentar los costos unitarios y los costos globales, es decir aumentar el presupuesto de la universidad.

Para mucha gente la masificación es la causa del bajo nivel académico que presentan las universidades estatales sobre todo cuando se agrega que la investigación es pobre, la docencia es mediocre y el aprendizaje deficiente, decepcionante. Como solución se plantea la selección rigurosa de los alumnos a la entrada, en el proceso y al final del proceso educativo e instruccional. De esta manera se formaría elites profesionales e intelectuales tal como ocurre en algunas universidades particulares.

Esta solución selectiva y elitista no es la más recomendable socialmente porque favorece y privilegia a la juventud perteneciente a los sectores sociales de mayores ingresos y más privilegiados. Lo que tiene que hacer la universidad es crear las necesarias condiciones materiales y académicas para atender en forma satisfactoria la demanda juvenil por estudios universitarios. Esto quiere decir que las universidades estatales deben descentralizar sus servicios académicos a las regiones, creando la infraestructura necesaria e implementándola con los recursos materiales, financieros, técnicos y humanos para atender dicha demanda, sin bajar el nivel académico.

La universidad no puede romper el compromiso social que tiene con la sociedad, ni tampoco debe bajar su nivel académico. La masificación, no es incompatible con un excelente nivel académico. Más bien las causas del bajo nivel académico hay que buscarlas en otros factores externos e internos como el desfinanciamiento económico que han sufrido y sufren las universidades estatales que no permiten equiparlas adecuadamente, ni implementarlas académicamente como debe ser; la falta de políticas de formación profesional en función de las necesidades y requerimientos del aparato Productivo, de la sociedad, de la cultura y de la política. La falta de una política institucional, política de investigación científica tecnológica y humanística, la falta de una política de actualización de, especialización y perfeccionamiento de los docentes y un aumento significativo ,de los haberes de los docentes de las universidades estatales y la aplicación política de las recomendaciones de la pedagogía arquitectónica para construir locales universitarios con criterios pedagógicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s